20 consejos para una Inversión más inteligente

Uno de los últimos libros que he leído ha sido Smarter Investing. Ha sido un libro que lo he tenido en la lista de deseos de Amazon más tiempo del debido. Sin duda, de todos los libros sobre Bolsa e Inversión que he leído, ha pasado a ser uno de mis favoritos.

Smarter Investing es una estupenda guía sobre inversión indexada, que aunque está dirigida el inversor del Reino Unido (el autor es de allí), es perfectamente válida para cualquiera que se quiera iniciar en este tipo de inversión. El libro viene a ser para el lector británico, lo mismo que para el lector de EEUU son los libros Los Cuatro Pilares de la Inversión y El Pequeño Libro para Invertir con Sentido Común , escritos ambos por inversores norteamericanos (William Bernstein y John Bogle respectivamente), pero algo más práctico y actualizado a los tiempos que corren. 

Smarter Investing - Tim Hale

Smarter Investing - Tim Hale

En uno de los capítulos del libro el autor lista una serie de consejos para realizar una inversión más inteligente. Esta lista podría ser un buen resumen del libro. De manera que a continuación te hago una pequeña traducción de todos ellos porque bien te pueden valer para conocer más sobre esta simple y sencilla filosofía de inversión y sobre todo, para ayudarte a ser mejor inversor.

¡No olvides seguir el blog!

Antes de nada...

1. Confía en el capitalismo

Puede que el capitalismo no sea un sistema perfecto, pero detrás de él hay un gran historial de creación de riqueza. Empezar por entender que te puedes beneficiar de él, ya sea como propietario de compañías a través de sus inversiones de capital, o como prestamista a través de la tenencia de sus bonos, es un buen comienzo.

Eligiendo la composición de la cartera

2. Horizonte temporal de la inversión

Tener claro cuánto tiempo puedes invertir tu dinero a la hora de formar tu cartera es muy importante. Tomar una decisión equivocada sobre este punto puede hacer que, porque necesites el dinero antes de tiempo, deshagas la inversión en el peor momento, es decir, cuando bajan los mercados, o por el contrario, puede provocar que por haber sido demasiado conservador eligiendo el periodo de inversión, renuncies a niveles potencialmente más altos.

3. Asset allocation de la cartera de inversión

La combinación de activos donde inviertes es lo que va a determinar la rentabilidad de tu cartera. Encontrar el equilibrio adecuado entre acciones y bonos es el primer paso hacia una inversión más inteligente. Este equilibrio vendrá en función de tu capacidad emocional y financiera para sufrir pérdidas, y también de la necesidad de asumir volatilidad para lograr las rentabilidades que necesitas para cumplir tus objetivos financieros.

4. Dos reglas básicas para definir el asset allocation

El siguiente par de reglas proporcionan un punto de partida sensato para decidir la combinación adecuada entre acciones y bonos. Ambas ofrecen resultados similares:

Regla 1: Posee el 4% en acciones por cada año que te queda hasta disponer del dinero según lo definido por tu plan de inversión. Y lo restante en bonos.

Regla 2: Ten tu edad en bonos y el resto en acciones. Si quieres ser más agresivo y puedes llevar mejor las bajadas de los mercados aumenta el peso de las acciones, y  por el contrario, si deseas más certeza sobre el resultado final de la inversión, posee más bonos.

5. Sé conservador en tus estimaciones sobre rentabilidades futuras

Con respecto a los rendimientos que podría generar tu cartera, es mucho mejor que seas conservador que moderadamente optimista. Si pagas más y esperas menos, la mayoría de las sorpresas serán positivas, y en este contexto te podrías encontrar más cómodo que en la situación contraria. Si en el futuro, los bonos ofrecen un rendimiento superior a la inflación y las acciones ofrecen un rendimiento entre el 4% y el 5% después de la inflación, date por satisfecho.

Invirtiendo en la práctica

6. Diversifica utilizando fondos de inversión

Invierte en renta fija y en renta variable a través de fondos de inversión. Esto te permitirá tener un gran número de acciones y bonos con el que reducirás el riesgo de que cualquier de ellos de forma individual pueda arruinar tu inversión.

7. No intentes batir al mercado, sé el mercado

Invierte con fondos indexados que repliquen al mercado, o en productos de inversión parecidos  como los ETF. Intenta no dejarte llevar por los cantos de sirena y acepta que intentar batirlo es un juego perdedor para la mayoría de inversores.

8. Invierte en la totalidad del mercado de renta variable

El fondo de renta variable que utilices debería estar formado por una amplia base de empresas que compongan el mercado en su conjunto y no por unas pocas o por un sector sector determinado. Para un enfoque más global, contrata un fondo diversificado de manera global, basado en un índice bursátil como el MSCI World Index. A la hora de seleccionarlo, intentar fijarte que en su nombre aparezcan palabras como Total Market o Broad Market.

9. Invierte también en bonos de alta calidad

Tu inversión en renta fija debería ser de alta calidad. Fíjate que su nombre contenga las palabras investment grade. Si ves otras como high yield, high income, extra income, sub-investment grade o junk evítalos. Los bonos más seguros son los emitidos por los gobiernos como por ejemplo los del gobierno de EEUU, conocidos como Treasuries. Los bonos de empresas deberían ser sólo investment-grade o como mínimo tener una calificación de AA.

Si la inflación te preocupa también puedes tener parte de tu inversión de renta fija, en bonos ligados a la inflación emitidos por los gobiernos. En cualquier caso, ten fondos de inversión en renta fija cuyos bonos tengan un vencimiento corto. Son menos volátiles y equilibran la alta volatilidad asociada con las acciones.

10. Reduce el coste de inversión siempre que puedas

Los costes, como por ejemplo las comisiones de suscripción, de reembolso, de gestión y depositaría de un fondo de inversión, destruyen tu patrimonio. Nunca compres un producto hasta que estés seguro de todos sus costes, tanto de los que informan como de los que no. Antes de nada, debes tener claro qué son el Total Expense Ratio o el Ongoin Charge. En la actualidad, puedes contratar un fondo de renta variable global por menos de un 0,50% anual.

11. No inviertas con productos que no entiendas

Si los productos te resultan confusos u oscuros, como pueden ser los fondos garantizados, evítalos. Y si parecen demasiado buenos para ser ciertos, tampoco. Te pueden dar la sensación de que son buenos por el simple hecho de que no has sabido identificar dónde está la trampa.

12. Paga los menos impuestos posibles 

Haz uso de todas las desgravaciones fiscales legales que puedas. En muchos países, existen productos o cuentas con los que puedes reducir o diferir en el tiempo el pago de impuestos. Asegúrate de usarlos de la manera más eficiente y obtén asesoramiento independiente si es necesario. 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

Suscríbete y recibe gratis en tu email los últimos artículos y novedades del blog.

Invirtiendo para la jubilación

13. Cantidad de las aportaciones 

Para formar un fondo adecuado para tu jubilación tienes que ahorrar de forma periódica. Puede que te sorprendas si supieses cuanto podrías llegar a conseguir y disfrutar de una jubilación medio decente si empiezas ya:

Regla 1 - Ahorra 1 € de cada 6 €: Si estás ahorrando para tu jubilación, invierte cada año entre el 15 % y el 20 % de tu salario. Si no lo haces, vete preparando para tener una jubilación modesta. Necesitas equilibrar la sensación placentera y gratificante de gastar hoy con la sensación de tranquilidad de invertir para el día de mañana. De hecho, hoy estarás comprando toda su diversión futura (con un poco de ayuda de los mercados y de la capitalización compuesta).

Regla 2 - Tu edad menos 25: Si empiezas a invertir tarde, tus aportaciones respecto a tu salario deberían de ser un porcentaje equivalente a tu edad menos 25.

Ambos sistemas tienen un nivel similar de aportaciones. Lo más importante es que el mensaje de fondo es el mismo: El hecho de elegir ahorrar el 50 % con uno u otro no es suficiente si no se hace de una manera periódica y constante.

14. Invirtiendo durante toda la vida 

A medida que se acerca la jubilación o la fecha de disponer el dinero, asegúrate de que tu cartera tenga el asset allocation adecuado. Si de verdad quieres protegerla de las caídas de los mercados bursátiles y la inflación, puedes vincular gran parte de ella a bonos indexados a la inflación y mantenerlos hasta el vencimiento.

15. Cómo retirar dinero de la cartera

Si necesitas disponer del dinero que tienes invertido y no quieres quedarte sin él antes de que te mueras, retira un máximo de un 4% por año. Con el paso del tiempo, una cartera compuesta a partes iguales por bonos y acciones  siempre ha superado a la inflación entre un 3% y 4%. Por eso, retirando un 4% cada año podrías, si no ocurre nada raro, mantener el poder adquisitivo de tu capital y por tanto, de tus retiradas. Pero también debes tener presente que los mercados pueden sufrir una mala racha, por lo que podrías verte obligado a reducir tus gastos. En cualquier caso, sé conservador y retira como máximo un 3% anual.

Haciendo el mantenimiento

16. Ajustando la cartera

Rebalancear la proporción entre acciones y bonos hace que no te salgas del plan si se alejan mucho de sus asignaciones ideales. Si eres un inversor que haces aportaciones con regularidad también puedes ajustarla enviando dinero nuevo a los activos que están por debajo de su asignación inicial.

Controlando las emociones

17. Sé fiel a tu plan de inversión

Uno de los grandes riesgos de la inversión es uno mismo. Mantente fuerte contra viento y marea. Comprar arriba y vender bajo es la peor estrategia de inversión que existe, pero inconscientemente también es la más seguida. Nunca vayas detrás de las rentabilidades. Los inversores tienden a ser propensos a excesos emocionales que nublan su juicio tanto en la subidas como en las bajadas. Mantener la calma y mantener el rumbo es más fácil decirlo que hacerlo, pero es fundamental.

18. No mires la cartera todos los días

Intenta no consultar el valor de tu cartera más de una vez al año. Si lo miras muy a menudo, podrías caer en la trampa de los irrelevantes movimientos del corto plazo.

19. Evita el ruido

Ignora la mayor parte de lo que oyes y lees sobre la situación de los mercados. La mayoría no tiene sentido ni importancia. Te provocarán confusión, haciendo que sientas codicia en situaciones de mercado alcistas y pánico en las bajistas. 

Acabando...

20. Paga por asesoramiento independiente si de verdad lo necesitas

Si los puntos anteriores te crean confusión, obtén asesoramiento independiente. Ponte en manos de un planificador financiero que te ayude a administrar tu patrimonio a lo largo el tiempo.

Si tienes alguna duda o sugerencia sobre los 20 consejos para una inversión más inteligente no dudes en dejar un comentario más abajo.

Si te ha gustado el artículo, compártelo en las redes sociales.

Estos artículos también te pueden interesar:

Sobre mí:

Sergio Yuste Teruel

Sergio Yuste gestionpasiva.com

Asesor Financiero, asociado nº 13228 de EFPA (European Financial Planning Association).

Apasionado de los Mercados Financieros y del Marketing Digital.

¿Quieres saber más sobre mí? Haz click aquí.

También me puedes encontrar en Twitter y Linkendin.

¡Suscríbete y sigue el blog!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies